10 jun. 2008

"Combata el hambre y la pobreza: cómase un pobre"


Defender el derecho de todo insecto con alas a revolotear entre vísceras,para que estas no queden atrofiadas.

El de que ningún ser vivo merece morir por inacción y mucho menos a manos de un asesino no consciente de sus actos.

Y el de negarse a escuchar canciones con sabor a yogurt eternamente para alimentar con el exceso de azúcar y materia grasa un par de bichitos alados a los que acabarias provocando obesidad mórbida.

Además del derecho de poder malgastarse entre historias de bocadillos de atún contra bocadillos de mocos perezosos, quiénes acabaran copulando y quedando preñados ,para dar a luz anguilas por la boca,mientras sus escrotos son depilados con una pinza.

Canta en playback.
Para que no puedan quitarnos el café la tele y la cerveza por desafinar cantando a dúo con una voz cascada, que procede de alguna de las figuras enfermizas de esa esquina.

Podrías seguir así sin que nadie,aparte de ti mismo, se de cuenta.
Ansiando falsetes y gallos infinitos y contemplando placidamente a unos que susurran estribillos.
Instinto frenado de tirar de esos pelos planchados que te impiden reconocer un atisbo de quien los lleva.
Pero como no necesitas mariposas que mueren incineradas y reviven con las mismas.
Las mandas a la cama y apagas el karaoke.

Y entra en escena ahora Soberano Aburrimiento cubierto de coco rallado.

Por lo que aparecen a tu mente imágenes de fondees en las que atraviesas fresas y queso deliberadamente para ahogarlas en el chocolate que después acabara insensibilizando tus papilas gustativas.

A continuación te das cuenta de que hay demasiada hambre en el mundo para desperdiciar la comida de tal forma así que te comes un pobre con las manos.

Porque cuando te dan cuchillo y tenedor siempre dejas algo en el plato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario