13 abr. 2009

La carne humana en tuperware coge sabor a plastico



Las noches así , contemplando el canal de la teletienda.

No sabes cuanto tiempo llevas sin parpadear, y cualquier nuevo articulo te engancha de sobremanera; es fascinante como puede llegar a atraerte un tenedor. Le buscas nuevas funciones solo para justificar tal compra compulsiva.
Total,que acabas intentando peinarte con él, a sabiendas de que esto sólo tiene expectativas de terminar como algo grandioso en el vacío, ahí todo es posible. Por ello te sientes más hipócrita que idiota.

¿Miraba como si quisiera decir algo?
Intentaba definir como mantener el equilibrio y la diferencia entre algo amargo y agrio.



Por que lo dices en voz baja?no hay nadie mas entre los escombros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario