7 jun. 2009

El hombre que confundio a su mujer con un sombrero ( Oliver Sacks)



Lola Legaña debe padecer el mismo síndrome.
Ve mis manos y pies como algo independiente de mi cuerpo.
Personalmente, desconfío de los e books.
No me inspira la más mínimo regocijo pasarme horas leyendo de una pantalla, sin ese nexo que vincula el mundo del tiempo físico con el escrito, que es el tocho de hojas que aun te quedan por leer,esperando estoicamente a tu derecha. http://www.psicojack.com/archivos/021007b.pdf

Si alguien lo encuentra en formato "fisico" lo recompensare con una subscripcion gratuita al curso "Como sonarse con todas sus fuerzas a la vez que mea".


No hay comentarios:

Publicar un comentario