7 ago. 2009

Dadles tinto de verano





Ojalá alguien nos hubiera dicho que la marea podia cambiar tan radicalmente un paisaje, que se mueve como un sueño bailante y que empapa a su paso de aguas fecales nuestros objetos mas preciados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario