26 ago. 2009

Lo que menos se imaginaba era que al escuchar el chasquido de su primer paso sobre las tablas del suelo de madera de la habitación, irrumpiría en tal impulso de defenestrarlo por una de esas altas y verdes ventanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario