9 dic. 2009

A la mañana siguiente de dormir poco la boca me sabe todo el dia a falta de sueño





Verde y azul, los cepillos de dientes en su vaso.
Naranja y roja, las toallas colgadas del pomo de la puerta del baño.

Viajaba de vuelta en barco;me habia quitado, como siempre, los tenis y las gafas.
Miré por la ventana,y vi un cementerio a 200 por hora cerca de una playa; me puse las gafas para apreciar las tumbas, y mira tu por donde se trababa de una urbanizacion de adosados.
Me lleve una gran decepcion.

Lo mas asqueroso que me ha ocurrido en una travesía fue que se me sentara una familia con un hijo que se parece al padre (y viste como él )y una hija que se parece a la madre( y se deja vestir como ella), que ademas de tener los mismos rasgos, hacen la misma clase de gestos e incluso al voz de parece.

Tuve que cambiar de butaca.

Ya mas calamada, saqué el termo con café del bolso.
Me recreé en el acabado del acero,
me serví un buen vaso,
le di un buen sorbo.

Del que intuí que mi compañera habia rellenado mi tarro del azucar con sal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario