18 ago. 2012

QUIERO UNA RIÑONERA


fotografias : Patricia Ruiz Feliciano



Hiperactivos ,mochila a la espalda, llegan al aeropuerto.
Van a tratar mal a su cuerpo.A pasarlo bien. Vuelan facturando equipaje en Iberia como ricos.Se deleitan en mirar fijamente a los ojos al encargado de medir las maletas de mano de ryanair.
Pierden una caseta del equipaje.En el sitio al que vamos alguien estará dispuesto a acoger a dos señoritas como ellas en su tienda. En la panadería suena musica electronica las 24 horas.El dinero es de plástico.Un continuo vaivén de individuos con el cepillo de dientes en la mano .Se especula con los m^2 de sombra y se replantea la urbanización cada vez que se llega un amigo.Siestas breves pero intensas.Sillas plegables,sombrillas,bragas tendidas en los vientos, la horterada definitiva.Casetas que se contonean y vecinos que dadas las condiciones atmosfericas descartan que ahí esté teniendo lugar un coito.
Miles de pieles rojas,tonalidad alemán de benidorm,integrantes de la tribu de la pulsera azul. Dan mucha pena, planifican con antelación el viaje a los escenarios, haciendo acopio del vaso reglamentario [reciclado de una botella de plastico], hielos y  bebida que a la llegada del recinto no es más que aguachirri.
Ciclos de actividad alterados por la musica.
Y ni un solo carrete para mi cámara de fotos en el trayecto LP-aeropuerto-tienda de souvenis-Valencia-tienda de souvenirs-aeropuerto-metro-hostal-metro-guagua-Burriana.Todo lo que tengo es la mirada de Patri a través del objetivo de una desechable.

Nos bebimos los beneficios de nuestros trapicheos como surtidores de tabaco del barrio.
 No quedaron tobillos con vida.
.
Pensada relatar cómo nuestras gargantas se convirtieron en esponjas, los pormenores de una dieta hiperproteica rica en hidratos + nicotina,ventilar traspos sucios entre los sacos de dormir y contar lo del episodio del  albaricoque azul, pero estoy de vacaciones.




1 comentario: